Las actitudes influyen en el aprovechamiento de los alumnos, en su autoestima, en la toma de decisiones y en la percepción que tienen de los maestros. Esto indica que existen antecedentes psicoemocionales que provocan predisposiciones que afectan la incorporación del alumno al proceso de aprendizaje y a su aprovechamiento escolar.

 

 

 

En el contexto escolar somos los profesores y alumnos quienes construimos el sentido y el significado de los procesos de enseñanza y aprendizaje con nuestras interacciones en el aula. De allí, que estos temas sobre actitudes generen una preocupación en los profesores, por el bajo rendimiento de los alumnos en el aprendizaje y las consecuencias que tienen en la eficiencia terminal del ciclo escolar.

 

 

En el caso de las Escuelas en León, la situación de enseñanza y aprendizaje que he podido observar entre mis compañeros en diferentes instituciones, está basado en las actitudes que toman los grupos ante la enseñanza, por lo cual, varios profesores llegan al aula anticipando que su materia es difícil, que muy pocos alumnos la entenderán, que la mayoría fracasará. Estas expresiones desalientan al estudiante. Lo mismo sucederá si el maestro prepara los exámenes con problemas, ejercicios y preguntas de alta dificultad, con ello, el profesor contribuye a incrementar la inseguridad del alumno, generando un clima emocional negativo. Podemos citar a modo de ejemplo que, la reprobación académica, tiene implicaciones en la trayectoria escolar del alumno; en el contexto socio familiar se vuelve una fuente más de conflicto que el adolescente tiene que enfrentar, en lo vocacional contribuye a la saturación de carreras en áreas consideradas de menor dificultad; también impacta en la esfera psicológica del alumno, provocando en él actitudes de carácter negativo hacia la materia y hacia el maestro que la imparte además de la pérdida de confianza en sí mismo, y aunque esto es común en las Escuelas en León, no significa que no haya solución, sólo implica un mayor compromiso por parte del cuerpo docente y administrativo de las instituciones buscando generar las condiciones idóneas que permitan una mejor disposición y actitud ante la enseñanza.

 

 


Esto hace posible que reaccionemos de una forma en particular, de acuerdo a investigaciones realizadas en Escuelas de León, donde cada grupo es un reto individual y particular para el profesor y donde la motivación se debe generar de diferentes maneras según las características del grupo, sin olvidar el trabajo que se hace de manera individual con cada uno de los alumnos. Preocupados por ello, en el Colegio Hispanoamericano tratamos de dar apertura a la cátedra positiva, con interacciones y dinámicas que alienten a una sana relación entre los alumnos y sus profesores, logrando con ello una mejor disposición para el aprendizaje y la enseñanza, todo en el marco de una actitud positiva y abierta al conocimiento.

 

En el Colegio Hispanoamericano sabemos de la importancia y el valor que tiene la familia y los amigos en el desarrollo de los chicos, por lo cual fomentamos el respeto y compañerismo e incentivamos el desarrollo emocional que fortalece la confianza y actitud positiva ante los por menores que los niños y jóvenes enfrentan diariamente.

Posts recientes