Previo a las reformas educativas, la mayoría de las escuelas tenían una jornada escolar corta, lo que representaba que los niños y jóvenes, ya fuera que asistieran a la escuela en el horario matutino o vespertino, fuera de las horas de clase pasaran el resto del día en su casa o bien, en las calles, en la mayoría de los casos sin contar con la supervisión de un adulto. Esto podría parecernos del todo normal, sin embargo, las posibilidades de que estos niños o jóvenes recibieran una estimulación de calidad que les permitiera alcanzar una formación integral fuera de la escuela eran muy pocas. Con las reformas educativas cada vez son más las escuelas que ofrecen un horario extendido, es decir, una jornada escolar más larga en la que además de impartir las asignaturas que forman parte del programa de estudios regular y programas de apoyo para reforzar el aprendizaje, se ofrecen otras actividades que han mostrado tener impactos positivos en los niveles de aprendizaje y desarrollo integral de los estudiantes.

Tras décadas de investigaciones en el ámbito educativo se ha mostrado que la formación académica como tal, cuyos resultados se miden a través de pruebas estandarizadas, si bien es primordial para el desarrollo y el avance escolar de los niños y jóvenes, no es lo único que los niños y jóvenes necesitan en su vida. Aspectos como la convivencia e interacción con otros miembros de la comunidad escolar es fundamental para su desarrollo, así como el aprendizaje y desarrollo de otras habilidades que tradicionalmente no eran consideradas por las instituciones escolares como necesarias y mucho menos eran incluidas dentro de su currículo académico. De hecho, estos aspectos son un componente de gran importancia para la calidad del aprendizaje, pues tienen influencia en el nivel de interés, motivación y compromiso que los estudiantes tienen por los estudios, y al mismo tiempo les permiten desarrollar y fortalecer habilidades sociales que les faciliten su integración a la comunidad y que son indispensables para la formación de ciudadanos comprometidos con el bien común.

En este sentido, la incorporación de un horario extendido tiene un impacto positivo no únicamente en el desempeño escolar de los niños y jóvenes en edad escolar, sino en su vida en general y puede considerarse como una medida para promover su desarrollo integral. Debido a las condiciones económicas actuales, el estilo de vida que nos vemos obligados a tener incluye una jornada laboral extendida y en la mayoría de las familias ambos padres tienen que trabajar, por lo que, como mencionamos al inicio de esta publicación, si los hijos no se encuentran en la escuela pasan el tiempo solos en casa o en las calles sin supervisión adulta. Esto puede tener una serie de consecuencias negativas para su desarrollo y las estadísticas revelan que guarda relación con los índices de deserción escolar, la delincuencia juvenil y los embarazos a temprana edad. Es importante aclarar que no es la única causa, hay una serie de factores que influyen en que se den este tipo de situaciones, sin embargo, conviene atacar cualquier posible aspecto que ayude a prevenirlas y aunque la escuela no puede solucionar todos los problemas, sí puede ser una herramienta muy poderosa para hacerles frente.

Una de las medidas que pueden contribuir a evitar este tipo de situaciones es la integración a un horario escolar extendido. Un horario extendido escolar es una opción excelente para aquellos niños y jóvenes de familias en que ambos padres trabajan, no únicamente para reducir las probabilidades de que se encuentren en situaciones de riesgo, sino también para apoyarlos en su desarrollo académico e impulsar un estilo de vida más saludable con la incorporación de actividades que les permitan crecer de manera integral y conocer otras habilidades que puedan serles de utilidad en la cotidianidad o bien, en el futuro en su carrera profesional.

Si bien, la extensión del horario escolar puede traer muchos beneficios es una realidad que un gran número de establecimientos educativos no cuentan con la infraestructura necesaria para poder ofrecer este servicio. Por ello, es recomendable que antes de integrarse a estas jornadas escolares extendidas se busque una escuela que cuente con lo necesario para garantizar una experiencia que contribuya a la mejora de la formación escolar y que además complemente con otras actividades e innovaciones pedagógicas, sólo de esta manera el impacto positivo del horario extendido será evidente y los estudiantes que se formen bajo esta modalidad podrán adquirir, reforzar y aplicar los conocimientos y habilidades adquiridos en la institución.

En el Complejo Educativo Hispanoamericano contamos con la infraestructura y personal necesarios para ofrecer una jornada escolar extendida de calidad. Nuestros estudiantes en todo momento se encuentran bajo la supervisión de personal profesional y altamente capacitado que ofrece un programa de trabajo estructurado, trato personalizado y reafirmación de hábitos y valores. En el horario extendido del Complejo Educativo Hispanoamericano ofrecemos servicio de alimentos, práctica de hábitos de higiene, realización de deberes escolares y actividades lúdico recreativas. Además contamos con talleres y actividades deportivas para promover el crecimiento y desarrollo integral de nuestros alumnos, como teatro, ballet, jazz, matemáticas, música, robótica, repostería, club de conversación en inglés, juegos de estrategia, cocina internacional exploración de artes visuales, atletismo, handball, fútbol, gimnasia, básquetbol, voleibol, taekwondo y porra acrobática. Para conocer más sobre la oferta de actividades vespertinas de nuestra institución por favor contáctanos, con gusto te brindaremos toda la información que necesitas y responderemos todas tus dudas.

Posts recientes