El programa de jornada amplia o de horario extendido para las escuelas de educación básica se diseñó con el objetivo de reforzar y mejorar el aprendizaje de los alumnos de preescolar, primaria y secundaria y comenzó a implementarse en los colegios de la Ciudad de México donde no hay turnos vespertinos. El éxito de este modelo ha sido llevado y repetido en otras ciudades de la república, como una medida de atención educativa para dar prioridad a la educación básica, además de atender a un segmento poblacional de gran importancia: las madres trabajadoras, que requieren de un servicio de calidad y confianza para el cuidado de sus hijos mientras ellas trabajan.

El diseño de este programa se realizó en el ciclo escolar 2009-2010 en la Ciudad de México, en este periodo se definió e implementó como programa piloto, con el fin de fortalecer la enseñanza de los menores de educación básica; esto se ha conseguido a través de la enseñanza de un segundo idioma, de asignaturas sobre el conocimiento de las tecnologías de la información y comunicación, del desarrollo de competencias y valores para llevar una vida más saludable. Pero también se refuerzan las asignaturas impartidas en horario normal, se realizan actividades extracurriculares como talleres de música o de tareas, deportes y la asesoría en materias clave.

En muchas instituciones es una problemática el cumplimiento de los planes y programas de estudio, que muchas veces se quedan sin completar o sin profundizar, especialmente por los programas culturales y los puentes vacacionales que interrumpen el seguimiento de las clases; por esta razón el horario extendido es un complemento de la educación, ideal para cumplir los planes de estudio, pero también para formar académicamente mejor a los líderes del futuro.

En este programa se utiliza de forma prolongada el plantel escolar para desempeñar actividades específicas, siendo 400 horas en el ciclo escolar de educación preescolar, primaria y secundaria; en muchas de las escuelas no se ofrece el servicio de alimentos para los alumnos, por lo que estos deben ir preparados desde sus casas con su comida para el medio día y la tarde, esto se debe a que para cumplir con la alimentación de los alumnos se requiere de una infraestructura adecuada, con cocinas y comedores y expertos en la preparación de alimentos saludables, nutritivos y que agraden a los pequeños. Sin embargo también hay colegios como el Complejo Educativo Hispanoamericano donde los alumnos tienen opciones alimenticias de gran valor nutricional y buen sabor para almorzar y comer.

 Los programas de las jornadas amplias contemplaron la ampliación del horario hasta las cinco de la tarde, modificando tanto la jornada laboral de los docentes como los programas de estudio, si bien no es obligatorio que todos los alumnos permanezcan en los planteles hasta la tarde, aunque sí es lo más recomendable, ya que  comenzaron a implementarse horas de inglés, de educación física, de computación, de educación artística y fortalecimiento académico. En un inicio los docentes encargados de estas asignaturas formaban parte del Concurso para el Otorgamiento de Plazas Docentes, sin embargo tras ser probado el éxito de la jornada amplia varias instituciones educativas decidieron implementarlo y personalizarlo de acuerdo a las necesidades y características de sus alumnos.

Durante el ciclo escolar 2009-2010, cuando se realizó el programa piloto participaron 84 planteles escolares de preescolar y primaria, con más de 500 grupos en total, y la aceptación del horario extendido fue tal que para el ciclo 2010-2011 la oferta creció a 721 planteles y las secundarias y secundarias técnicas se unieron al programa. En el transcurso de los años, más planteles educativos de otras ciudades se han sumado a la jornada ampliada, en instituciones educativas del sector público y privado, con grandes beneficios para quienes los adoptan, ya que los planteles pueden incrementar su población de alumnos al ofrecer un servicio de alta demanda y de excelente calidad, que se enfoca en formar alumnos con valores, conocimientos y experiencias positivas en el entorno escolar.

Para los alumnos contar con un horario más amplio que el normal les permite mantenerse en un entorno seguro mientras sus padres trabajan, ya que muchos pequeños se quedan solos en casa mientras llegan sus padres a darles de comer, o son encargados con familiares o vecinos para que los cuiden durante las tardes, por lo que no reciben la atención necesaria ni la ayuda para que hagan sus tareas, estudien y aclaren las dudas que puedan surgirles en las aulas. Con la atención brindada en una escuela con jornada ampliada pueden recibir alimentos nutritivos, comer en compañía de sus amigos y compañeros de aula, con lo que pueden mejorar sus modales pero también su higiene y nutrición; por otro lado podrán reforzar los conocimientos del aula, hacer sus tareas o proyectos, aclarar sus dudas y mejorar sus notas, así como sus competencias, y recibir cursos extra curriculares o asignaturas artísticas que complementen su educación.

Muchas personas piensan que tener a sus pequeños más tiempo en la escuela puede ser aburrido o dañino para su autoestima, sin embargo la experiencia ha demostrado todo lo contrario, ya que al contar con diferentes actividades y permitir a sus padres que trabajen y realicen todas sus actividades, los alumnos se muestran más satisfechos, tranquilos, saludables y desarrollan más y mejores competencias al encontrarse en un entorno que constantemente los estimula de forma positiva.

Si buscas la mejor opción académica para tus hijos, con un horario extendido para que puedas trabajar tranquilamente mientras ellos aprenden y se divierten, el Complejo Educativo Hispanoamericano es la respuesta; visítanos y conoce nuestra oferta educativa y nuestros planteles.

Posts recientes