Uno de los grupos poblacionales menos atendidos y comprendidos es el de las madres solteras, a pesar de que en la actualidad más de miles de hogares tienen a una mujer como jefa de familia. De acuerdo con las cifras del INEGI de este año, 28 de cada 100 mujeres son madres solteras, siete de ellas son solteras y 21 se encuentran separadas, viudas o divorciadas. De las mamás solteras, solo el 43.4% tiene un empleo remunerado, mientras que el 26.6% trabaja por su cuenta, mientras que la minoría trabaja por su cuenta o son empleadoras.

Sin embargo, en las mujeres con hijos que son subordinadas y remuneradas con un salario, su horario es más extenso que el de las mujeres sin hijos; de acuerdo con el INEGI, el 53.45 trabaja 40 horas o más a la semana y perciben menos ingresos que las mujeres trabajadoras sin hijos.

Por estas razones, se ha implementado en las escuelas el horario extendido, en el que los niños de kínder, primaria y secundaria pueden permanecer en las instalaciones de la escuela hasta las seis de la tarde, que suele ser cuando termina el horario de oficina, por lo que estas mujeres tienen la opción de recoger a sus hijos al final de su jornada laboral.

Algunas escuelas públicas han implementado estos programas, pero también los han retirado por falta de pago a los docentes, pues en las instalaciones de las escuelas se les brinda talleres de tareas, se repasan las clases e incluso se imparten otras asignaturas optativas en el horario que se encuentra fuera del tradicional.

Por esta razón, más madres de familia han optado por escuelas de educación privada, con horario extendido, como el Complejo Educativo Hispanoamericano, que les permite trabajar con tranquilidad, sabiendo que sus hijos se encuentran en un lugar que cumple y supera los estándares de higiene, seguridad, y donde además tenemos un programa educativo en el que pueden avanzar en las materias mientras esperan la llegada de sus mamás para recogerlos.

Anteriormente, las madres solteras dejaban a sus hijos al cuidado de vecinos, parientes cercanos o, cuando se podía, del papá, quien los recogía y cuidaba mientras la mamá salía del trabajo; sin embargo, ante los casos de maltrato y abuso infantil, las mujeres ocupadas se sienten angustiadas e inseguras sobre dejar en manos de cualquier persona el cuidado de sus seres más queridos: sus hijos, por lo que contar con la alternativa de una escuela es la mejor opción que pueden tomar.

En el Complejo Educativo Hispanoamericano los niños tienen un comedor, donde pueden comer los alimentos que les preparan sus mamás desde casa, pero para aquellas mujeres que no tienen tiempo para cocinar y preparar la comida de sus pequeños, también se da la opción de preparar sus alimentos de forma balanceada y nutritiva para aportarles la energía que necesitan, los nutrientes para su crecimiento adecuado y evitar la comida chatarra, que les provoca sobrepeso, malestar estomacal y enfermedades del estómago. Este beneficio agregado, también añade valor a la educación y a la tranquilidad de las mamás, que pueden dejarlos sabiendo que los encontrarán sanos, contentos y que aprenderán más de lo que los niños en horario tradicional.

Además, el colegio tiene una excelente ubicación en León Guanajuato, que permite a las mamás tener una opción educativa cerca de su hogar o de su lugar de trabajo, lo que es de gran ayuda para llegar puntualmente, tanto en la hora de entrada como de salida.

A pesar de las necesidades de las mujeres solteras de ejercer profesionalmente, o de contar con un empleo para la manutención de sus hijos, muchas madres se sienten preocupadas de que el horario extendido les provoque sentimientos negativos, de abandono o aislamiento a sus hijos, sin embargo el programa de trabajo estructurado, el trato personalizado por los profesores con especialidad en desarrollo infantil, el apoyo con las tareas, los alimentos (que aunque son nutritivos, se busca que sean de buen sabor y del agrado de los niños) y la compañía de muchos otros niños cuyos padres y madres se ven en la misma necesidad de trabajar y de recogerles en un horario más allá del tradicional, es de gran ayuda para eliminar o reducir estos sentimientos, por lo que las mamás, al salir, ya no tienen que preocuparse por tareas, por ayudarles a estudiar para los exámenes o por la realización de proyectos escolares, que pueden desvelarlos y agotarlos a ambos.

El resultado es que se puede dar más tiempo de calidad a los hijos, con menos estrés y mayor motivación para que tanto la mamá como los pequeños sigan cumpliendo con el horario de trabajo y de escuela y mantengan una relación cercana, afectuosa y en la que ambos puedan desarrollarse académica y laboralmente.

La extensión del horario escolar, adaptado para el horario de trabajo de las madres y padres de familia ha demostrado traer más beneficios que consecuencias negativas: los niños se divierten, aprenden más, refuerzan los valores como el orden, la responsabilidad, el respeto y la convivencia y disfrutan más de sus seres queridos.

La iniciativa para ampliar el horario en las escuelas data del año 2007, cuando Felipe Calderón, recién nombrado como Presidente de la República Federal de México afirmó que las horas extra en la educación escolar eran una forma de apoyar a las mujeres que trabajan, quienes actualmente son el principal sustento de este aún nuevo siglo.

El horario extendido, es finalmente un gesto de corresponsabilidad con las mujeres que no sólo dan de comer, sino que salen a trabajar para conseguir la comida y el sustento de sus hogares.

En el Complejo Educativo Hispanoamericano contamos con una extensión de horario hasta las seis de la tarde, para que las mamás que trabajan tengan dónde dejar a sus hijos, bien cuidados y alimentados y con el beneficio de que aprenderán y reforzarán los conocimientos impartidos en el aula.

Inscribe a tus hijos con nosotros y trabaja con tranquilidad.

Posts recientes